lunes, 25 de agosto de 2008

"Bustingorry:El hombre que fue el dueño del Chocón.

MANUEL BUSTINGORRY
EL DUEÑO DE LAS TIERRAS EN EL CHOCÓN

Nació el 25 de Junio de 1897, en Fortín Nogueira (Provincia de Río Negro). En realidad fue rionegrino por accidente, ya que sus padres (Alejandro Bustingorry el padre, vasco Francés, Josefa Apesteguy la madre, española), vivían en Francia respondiendo a un llamado de su hermano inicio el viaje a Chile a fin de trabajar en la proveeduría del ejercito trasandino. Sin embargo, la familia no llego a atravesar la Cordillera de los Andes. Al llegar al paraje denominado Fortín Nogueira, enclavo justamente en la que ahora es zona de El Chocón, nace Manuel.
Manuel es niño aún cuando fallece su padre, por esto deja el hogar para trabajar y ayudar a su madre.
En 1908 llega hasta General Roca y se hace zapatero en el negocio de Desiderio Emperador. Cuatro años mas tarde busca decididamente otros horizontes y con autorización materna viaja a Chubut y Santa Cruz. Ya a los 16 años recorría de palmo a palmo ambas provincias como comparador de haciendas de firmas importantes, esquilador, peón de estancias y capataz de tropas.
En 1917 es requerido desde Neuquén para el cumplimiento de sus obligaciones militares, que en definitiva no esta obligado a afrontar. Se queda en Senillosa y realiza tareas de arriero desde dicha localidad hasta Gobernador Costa.
Tiene 25 años cuando decide formar una tropa de carros tirada por bueyes, para llevar mercaderías hasta las estancias y retornar con cueros y lana. Lo hace a lo largo de extenso recorrido, entre Neuquén y Piedra del Águila.
Una gran sequía sorprende a los varios burros y mulas que ya tiene y los extermina justamente en la a actual zona de El Chocón.
Corre el año 1923 decide dedicarse a la exportación ganadera; levanta su rancho y planta dos álamos y un vid que luego de 46 años perduran y son los únicos testigos del proceso evolutivo de Don Manuel.
Arrendó los campos, recién 17 años mas tarde decidió comprarlos a la sucesión de Ángel Gendini 10.000 hectáreas. La escritura correspondiente se hizo en la Escribanía López de la Capital Federal. Lejos estaba de suponer Don Manuel que llegaba esta época, iba a ser el dueño de las tierras destinadas para una obra semejante .
Bustingorry era dueño de las tierras, en donde ahora esta construido el mismo dique, y dueño de un pintoresco prestigio y una buena cantidad de mujeres con las que había tenido hijos ( Manuela Irma Blanca, Alejandro, Raúl, Josefa Amanda, Lidia Eve, Inés Gladis, Rolando, Adriana, Manuel, Verónica, Maria Andina ), nietos y talvez bisnietos sin casarse jamás.
Falleció el 12 de Octubre de 1971, a los 74 años de edad en la Capital del Neuquén.
En una sala dedicada a Manuel Bustingorry se exhiben algunas de sus pertenencias: un reloj, un dije, un tintero natural, su libreta e enrolamiento, su carnet de conducir y su cedula de identidad.
* Datos de archivo del Museo Ernesto bachmann

El Chocón antes de la construcción del complejo hidroeléctrico

Posted by Picasa

El Choconazo: cuarenta años después.

El Choconazo constituye un ícono regional de las huelgas obreras. Las huelgas se produjeron entre marzo de 1969 y el año 1970.Tuvo varios momentos donde la importancia del conflicto trascendió la fronteras y llegó hasta los medios nacionales. El reclamo por condiciones de vida digna era el eje donde se instrumentaba la demanda. La denominada obra del siglo (la construcción del complejo hidroeléctrico Chocón -Cerros Colorados) , se había convertido en prioridad nacional, por lo que las huelgas durante su construcción, significaron para el Poder Ejecutivo una afrenta más, a la que se sumaban los conflictos que ya existía en los principales centros urbanos del país. El movimiento obrero contaba hacia esos años con una fuerza que paralizaba el país con cada paro, más allá de las diferencias que ya existía entre las facciones de la CGT (Confederación General del Trabajo). Los reclamos pugnaban por mejorar los salarios, el acceso a la vivienda propia y las condiciones de seguridad.En el caso de los obreros del Chocón la situación era más acuciante ya que el costo de vida tan alto implicaba que las jornadas laborales fueran extensas y extenuantes y donde se tenía que luchar con el clima hostil del desierto patagónico, donde las temperaturas en las noches y muchas veces en los días eran bajo cero.Sin contar con el compañero eterno, el viento. Esto ha hecho que a pesar de que en los medios nacionales no haya quedado la impronta de lo que fueron las huelgas del chocón, en el inconsciente colectivo de los neuquinos y adoptivos perdure la búsqueda de luchar por mejorar las condiciones de vida de los trabajadores y sus familias. Esta pelea se dirime aún hoy en cada espacio de trabajo y los baneficios conseguidos hoy son el resultado de la entrega en esta lucha de miles de trabajadores que no se resignaron en el pasado.